Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.



lunes, 5 de septiembre de 2011

Yaya en casa

El pasado sábado por la mañana fuimos a recoger a la Yaya a su casa para traerla a la nuestra un rato y que pasara el día entretenida con la dos flores.

Ya, de paso, aprovechamos y la encargamos que nos hiciera un codillo guisado de esos que le salen tan ricos, ricos, como sólo las abuelas saben cocinar.















Al menos pasó el día distrída y nosotros encantados de que nos acompañara.



2 comentarios:

El Tito Sami dijo...

Vaya día que se pasó la Yaya, con su Sonia (que su Sonia es su Sonia!!!) y compañía!

La verdad es que uno se siente bien y a gusto consigo mismo cuando hace estas cosas.

Es muy reconfortante ver que, sólo con un poquito de nuestro esfuerzo, podemos hacer feliz a una persona a la que queremos tanto.

Ver cómo disfruta la Yaya desde días antes de que llegue la cita, porque está ilusionada, y encima sabe que ella tiene también su parte de responsabilidad ya que le han encargado la comida (porque le sale muy rica y ella agradece el encargo aunque tenga que cocinar porque se siente útil y se esfuerza en que le quede muy rico)...

En fin, con muy poquito esfuerzo y entre todos, podemos hacer que la Yaya viva contenta, sintiéndose querida y acompañada de lo que ella más quiere en la vida: nosotros.

Gracias, Hermana, por hacerle pasar ese día tan bonito a la Yaya.

Un abrazo.

El Tito Sami dijo...

Últimamente la verdad es que no para, eh?

Los fines de semana tiene la agenda muy apretada!

Ya está ilusionada con el sábado que viene, que nos volvemos a juntar todos.

 
Template by suckmylolly.com - header candies by Tayoindesign